Outsourcing: Dediquémonos a nuestro objeto principal de negocio.

logo-alianza-bg-transparente

La necesidad de especialización de nuestro negocio solemos basarla en las necesidades detectadas en nuestros Clientes y que pretendemos cubrir o las oportunidades  que nos ofrece el Mercado.

Por otro lado la mayor eficiencia en la gestión nos lleva a reducir a mínimos nuestros recursos utilizados siempre que permitan la operatividad de nuestra empresa de forma satisfactoria.

Si reflexionamos sobre el objeto social de nuestra empresa o nuestra misión, en raras ocasiones nos encontramos sentencias del tipo “Nuestro objeto social es la gestión de nuestros recursos humanos” o “Nuestra misión es tener un buen servicio de comunicación interna”, claro está, siempre que nuestro negocio no esté focalizado a prestar un servicio que requiera mencionarlo. Todo lo contrario, estas actividades las incluimos en nuestro Plan de Negocio en apartados que soportan nuestra actividad pero no van directamente ligados a nuestro objeto principal de negocio.

Sin quitarle importancia a cualquier actividad que se desempeña dentro de la empresa (error bastante frecuente), defendemos en este artículo la contratación mediante Outsourcing de aquellas actividades que, sin ser el objeto principal de nuestro negocio, requieren de una alta especialización.

Así, podemos caer en la cuenta que podemos descargar ese desempeño en especialistas externos que sí tienen como objeto y misión aportar esos servicios con un elevado nivel de especialización.

La idea de que la principal función del gestor empresarial es anteponerse al cambio reside en esta propuesta pues mientras que somos expertos en nuestra actividad principal, el profesional externo lo es igualmente en la suya por lo que se genera una simbiosis perfecta para potenciar nuestra penetración en el mercado y ventaja competitiva.

¿Qué debemos buscar?

–          Filosofía de Empresa: Busquemos expertos cuya filosofía empresarial sea compatible o similar a la nuestra.

–          Compromiso: La empresa contratada debe estar comprometida con la nuestra, debe sentirse parte de nuestra organización.

–          Honestidad: Debe estar presente en toda relación y en este caso, en el que una empresa externa tendrá abierta las puertas de la nuestra, la honestidad y transparencia debe ser una máxima.

–          Agilidad: “Just in Time” si externalizamos es para mejorar nuestros procesos así que debe estar claramente definido el objetivo buscado y el tiempo de entrega de resultados.

–          Control: Definamos una forma de control del trabajo desarrollado por la empresa externa, sólo así podremos mejorar conjuntamente.

–          Profesionalidad: Deben ser buenos especialistas y profesionales adaptados a nuestras necesidades.

–          Equilibrio: Todo ello debe ir soportado por un coste razonable que mejore el que se produciría si la actividad se desarrollara dentro de nuestra organización.

¿Qué ventajas obtenemos?

–          Costes: Reducimos los Costes Fijos puesto que los servicios los requerimos sólo cuando son necesarios. Igualmente los Costes de Estructura se ven reducidos pues podemos obtener mejores rendimientos de la actividad externalizada al provenir de expertos más especializados de los que pudiéramos contratar en nuestra organización con menor coste económico.

–         Agilidad y Flexibilidad: Definimos nuestra empresa con mayor nivel de agilidad y capacidad para adaptarse a los cambios. Nuestra organización será menor y esto nos posiciona mejor frente a los ataques del mercado.

–          Gestión de Tesorería: Nos permite adaptar nuestra contratación externa a la variación de nuestras ventas ajustando nuestros flujos de caja y tesorería de forma eficiente.

–          Especialización: Obtenemos un mayor nivel de especialización en las áreas externalizadas al poder contratar a expertos reconocidos a un menor coste que si formaran parte de la estructura de la empresa.

–          Marketing y Comercialización: Obtenemos un colaborador externo para la venta de nuestros productos o servicios ya que a la empresa de Outsourcing le interesará potenciar nuestro negocio pues en ello va el suyo propio.

–          Benchmarking: Los expertos externos al estar muy especializados en sus diferentes campos aportarán una actualización continua en su actividad y en la nuestra propia, hecho este que es esencial para una empresa.

–          Posibilidad de Elección: Si no estamos satisfechos con el servicio recibido tenemos capacidad para optar a otro mejor sin actuaciones cruentas dentro de la empresa.

Reflexión:

Con el Outsourcing podemos tener acceso a los profesionales que necesita nuestra empresa, en el momento necesario y nos permite focalizar nuestros recursos a nuestra actividad principal de negocio.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s